Nuestro Blog

Logan y Hawk

Hace unos meses una mañana cualquiera salimos a pasear a nuestros tres peludos. Y llegando a la esquina tuvimos que regresar porque un hermoso labrador estaba suelto, como una de nuestras perras es bastante territorial y no permite que se nos acerque otro perro solemos huir para evitar riesgos. Regresamos por él para averiguar a qué vecino se le había escapado. Resulta que no era de nadie, los vigilantes de la colonia dijeron que no lo conocían. Así que la opción fue buscar si estaba anunciado como perdido en redes sociales y buscarle un hogar temporal o definitivo. En el gran listado que es Facebook no lo vimos y procedimos a pedir ayuda a nuestras amistades. Una amiga, Alice, y su familia decidieron adoptarlo. Lo llevaron al veterinario, le compraron comida y creo que hasta un juguete. Mientras tanto, nuestro anuncio de haberlo encontrado seguía distribuyéndose, para el día siguiente apareció su familia. Al ver que sí era su familia y que lo atendían y extrañaban mucho, Alice se despidió de él y lo regresó con su familia. Se llama Logan, su familia agradeció infinitamente las atenciones con él y ahora viven nuevamente juntos.

Unas semanas después, otra vez al salir a caminar, encontramos en el parque, en un rincón, asustado y temblando de miedo a otro perrito, parecido a Logan, parecía como un cachorro de labrador. No tuvimos corazón para dejarlo en esas condiciones. Nos llevó más de una hora sacarlo de ahí y convencerlo de que existimos algunas personas que no lo dañaríamos. Con nuestros tres perros es complicado dar asilo a un cuarto, sin embargo, lo llevamos a casa y lo pusimos en un pequeño jardín donde comió muy gustoso, bebió y durmió. Mientras él intentaba recuperar la confianza en los humanos nos dimos a la tarea, nuevamente, de buscarlo en redes sociales, lo cual es muy cansado porque no hay un sistema de búsqueda en las redes. Las asociaciones se esfuerzan y suele haber gente que ve una foto y te avisa de haberla visto, así han aparecido muchas mascotas como Logan, pero no siempre funciona. ¿Adivinen a quien llamamos para ver si querían adoptar a al recién llegado? A Alice, por supuesto. Lo platicaron en familia, discutieron pros y contras y decidieron adoptarlo. Ahora se llama Huck y es un perro muy afortunado, que no era cachorro de labrador, sino una raza única y tenía como un año cuando lo encontramos, es de tamaño mediano. Su familia humana ha tenido que aprender a tratar a un perro maltratado y él a cambio los ha llenado de lengüetazos y, bueno, también algunos objetos mordidos. Están felices, les cambio la vida a todos.

Estas dos experiencias son el motivo de HuellitasPerdidas, pensamos que sería más fácil con un buscador para encontrar a nuestras mascotas. Como rescatistas creemos que es una buena idea y pensamos que hará más fácil el trayecto de perder-rescatar-encontrar-adoptar. Estamos aquí para descubrirlo, queremos saber tus comentarios que seguramente harán mejor el camino gracias a ti.